martes, 12 de junio de 2007

"La cuarta estacion" Cuando el alma se desprende por la columna vertebral

only the best on line. Wellcome to my space


Subiendo el elevador tomo mi mano derecha y con la izquierda agarro mi cara, acomodo mi pelo, y solo me veía con eso ojos marrón. Me abrazo antes de llegar al piso de las habitaciones y cuando llegamos, se quedo parado en la puerta como queriendo pedirme permiso para pasar, no solo en mi habitación, sino en mi vida. En cuanto dio un paso a la sala y coloco su abrigo en el perchero supe que todo iba a cambiar, tomo mi cintura, mis piernas nuevamente temblaban, mis labios igual y a él sus manos parecían no responderle. No puedo explicar como me sentí en ese momento, pero si hubiese mas palabras dirían que el alma se salió de mi cuerpo en el momento en que el beso mi cuello lentamente, mientras jugaba con su mano en mi espalda. No fue algo que esperaba, mis manos tomaron su cara y su pelo, mientras él besaba mi cuello con una dulzura sublime, como besando a una rosa a la cual no quería que se le cayeran los pétalos, lentamente subió su boca a mi rostro, el mentón, la barbilla, mis ojos, la nariz, cuándo no hubo mas que besar y solo quedaban los labios, se quedo parado viéndome el aquella oscuridad, sentía su aliento, su respiración agitada, su cuerpo se erizo, el tiempo se paro en ese momento, solo no veíamos fijamente sin parpadear diciéndonos miles de cosas, sin siquiera decir nada, deseaba con todo el alma ese momento, mi boca se seco, cerré los ojos y lentamente sentí como Cristian se acercaba a mis labios, Un suspiro fuerte y profundo salió de el en cuanto puso sus labios sobre los míos, tome su cuello con mis manos y él mi cintura, era un beso apasionado pero tierno a la vez, no había nada a nuestro alrededor solo él y yo ahí abrazados, haciendo lo que hacia mucho deseábamos, no podía dejar de besarlo, en cuanto decidía dar un suspiro, lo aprisionaba mas con mis labios y el hacia lo mismo.

0 diciendo lo bello sin caer en lo CURSI: