lunes, 16 de abril de 2007

parte 10 de La cuarta estacion

only the best on line. Wellcome to my space



Al poco rato salió con su ropa que traía la noche anterior y me dijo que sé tenia que ir, y yo le pregunte:

- Té pasa algo?
- No.
- Pero si Eduardo va ah venir a dejar tus cosa
- Sí, pero no puedo esperar, gracias, Samantha, se me hizo tarde.
- Cristian, por lo menos deberías de desayunar
- No, adiós.

Salió del departamento como alma que llevaba el diablo. Sabia que Cristian sentía lo mismo por mí, sentíamos los mismo miedos, sabia que algo nos frenaba, sabia que el tal vez no hacia nada por que yo estaba con Carlo, Pero también sabia que en ese momento en el que el y yo estuvimos tan cerca él sintió lo mismo que yo, por que yo podía sentir sus respiración agitada, y su corazón latiendo fuertemente, sus manos temblorosa, lo sabia y por una parte me emocionaba y por otra sabia que jamás volvería a pasar, el conocía a Carlo, Carlo a él y era imposible todo, yo me negaba a engañara a Carlo, que a pesar de que tal vez no lo amaba, si lo respetaba y lo quería mucho.


Me quede en casa viendo películas, como muchas veces acostumbraba a hacerlo, toda la tarde vi películas, hasta que me hablo Carlo para invitarme a comer para platicar un rato, yo no entendía que quería platicar pero por su tono tal vez era nada bueno.

Me arregle para que cuando llegara Carlo solo tuviera que bajar y el ya no pasara al departamento, no quería que él estuviera ahí, de una forma u otra sentía que lo había engañado, no había pasado nada, sí, pero aun así me sentía muy atraída por Cristian y el solo hecho de pensar en él me daba escalofríos, me alteraba y me emocionaba, por Carlo yo ya no sentía lo mismo hacia mucho, sabia que esto no era culpa de Cristian ni mía y sin embargo me sentía culpable.

Al poco rato de que termine de vestirme, sonó el interfón, era Carlo, le dije que en un momento iba a bajar.

Baje corriendo las escaleras, por que el elevador no servia, ya casi por llegar al primer piso vi un joven sentado en las escaleras, me acerque a ver quien era y para mi sorpresa era... era Cristian, le tome el hombro con la mano derecha para que me viera, reacciono y me volteo a ver, yo solo le pregunte, - que haces aquí?- nada me dijo él, me quede paralizada al parecer no se veía bien sus ojos estaban rojos y su nariz también, parecía que tenia una terrible gripa o talvez había llorado mucho.
- levántate del piso
le dije con voz suave

- Para que?
Me contesto el enojado, pero con tono de un niño caprichos al cual su mama lo había regañado.
Me senté junto a el y le dije- me tengo que ir, Carlo me esta esperando, te quieres quedar en la casa en lo que llega Eduardo con tus cosas?. Me volteo a ver y me dijo que no quería molestar más.
- No seas tonto, no me molestas, toma, toma las llaves y quédate en casa mientras llega Eduardo, cuando llegue dejas las llaves con el portero, te parece?
- Esta bien, pero de verdad no té molesta?
- No, tontito de verdad no
Le dije con un tono suave, - me voy Cris me espera Carlo, me despedí dándole un besos en la frente.

Carlo me esperaba en el coche, le toque la ventana para que me abriera, estaba hablando por el celular.

- Hola Carlo
Le dije dándole un beso en los labios
- Hola amor, como llegaste ayer?
- Bien y tu
- SAM tengo que salir de viaje?
- Así, y adonde
- Pues tengo que irme a Francia unos días
- ¿Cuánto es unos días?
- Dos semanas
- Es mucho ( le dije sorprendida)
- Si amor lo sé, yo no quisiera dejarte, pero esto es importante, es una convención de publicidad.
- Mmm.. Ya entiendo, y cuando te vas?
- Hoy, no pude avisarte antes
- ¡Que¡ tan rápido ( le dije con un tono un poco molesto, yo con mis confusiones y él se iba de viaje dos semanas.)
- si amor lo siento, me voy hoy en 4 horas
- Bueno, pero regresando tenemos que hablar Carlo.
- Dímelo ahora ( medico muy serio)
- No, vete de viaje y hablamos cuando llegues
- Esta bien, como tu quieras niña.

Arranco el carro y nos dirigimos aun restaurante cerca del aeropuerto para que le quedar cerca.

0 diciendo lo bello sin caer en lo CURSI: