sobre el suicidio

only the best in line. Wellcome to my space



El polvo estelar de la muerte

“La muerte es mejor que la vida. Este mundo esta lleno de mentiras y maldades. Fuera de aquí no esperan esas manos que nos abrazaran y nos llevaran a la paz eterna.”

Cuantas veces no hemos escuchado esas frases en boca de muchos devotos de la religión. Cuantas veces no hemos escuchado que el cielo espera a los que se portamos bien, aman a su prójimo y a los que dan la vida por ese ser todo poderoso.
El objetivo de este trabajo es poder dar a conocer, que tanto influye y participa la religión en el suicidio colectivo y los hechos catastróficos que hoy en día la fe y la devoción por alguna religión y secta religiosa[1] generan.

Sabemos que para llegar al suicidio colectivo, la pulsación psicológica de muerte tiene que tomar el control del grupo muy directamente. Y, en el caso de sectas que reciban mensajes del más allá, serán esos mensajes precisamente quienes los lleven a la muerte. El poderoso instinto de muerte puede hablar a través de las voces del más allá, encarnarse en los dioses o entidades espirituales e inducir al grupo al suicidio.

Para quien se adhiere a una secta religiosa difícilmente aceptará que se trata de una, por lo que no considerará en ningún momento que deba hacerse alguna diferenciación. Para el que profesa una religión[2], desde su punto de vista, tampoco será necesario hacer distinción alguna, pues se encuentra seguro de estar del lado correcto, es decir, en una religión y no en una secta. Y aun hoy en día para muchos es difícil aceptar que alguna religión en particular pueda inducir al suicidio. Como bien sabemos el suicidio se le puede atribuir a muchos factores, como bien lo decía el sociólogo Émile Durkheim en su libro “El Suicidio”, pero jamás a la fe y la devoción que se profesa hacia algo.

Existen muchos casos de sectas suicidas, que desde Jonestown Guyana en noviembre de 1978, con Jim Jones, quien invitando a suicidarse a más de 900 personas, quienes influidos con la idea de que al morir obtendrían una vida mejor que la de la tierra.

Otro caso que podemos citar es el de 39 personas que aparecieron en una mansión de San Diego en 1997 quienes ingirieron barbitúricos para “abandonar sus recipientes” y unirse al platillo volador que, creían, viajaba junto al cometa Hale-Bopp, pero detrás de este suicidio colectivo se encontraba, una pagina de Internet “La Puerta del Cielo” elaborada por los fallecidos pertenecientes de la secta religiosa del mismo nombre, quienes creían poseer “Las Llaves del Reino”. Estos y numerosos casos de sectas religiosas que llevan a sus seguidores a la muerte sean encontrados en, Tokio, Canadá, Buenos Aires y Japón, entre otros países.

Con esto no se quiere hacer una critica en contra del aspecto espiritual que todos en algún momento de nuestras vidas buscamos, ya se por sentirnos solos, por enfermedades, problemas que se generan al rededor de nuestro mundo o por el simple hecho de que en nuestras familias se a inculcado la religión como un estigma que es parte de nosotros y que debemos de llevar toda la vida, si no es mas bien una invitación a poder abrir los ojos, y no dejarnos llevar por la devoción y la fe a algo, poder saber distinguir entre la realidad y la ficción, que muchas religiones o mejor dicho sectas religiosa nos predican.

El instinto de muerte, por ahora, en nuestra humanidad, es mucho más fuerte que lo que habitualmente nos creemos. Nuestras sublimes deidades o entidades espirituales que nos hablan cada día, por muy creadoras de vida que se anuncien, acabarán tarde o temprano llevándonos a la muerte. Por ello conviene estar lúcidos en todo momento, para que, cuando la muerte nos hable disfrazada de vida celestial, no nos despoje desprevenidos y no nos dejemos arrastrar por ella, y recordemos que sencillamente es: Muerte y no el camino al edén, fuera de este mundo que aun que tienen sus cosas malas, es el único que conocemos y conocemos mejor que ese mas allá, que tal vez solo sea un nunca jamás.
[1] Sectas religiosas, grupos religiosos que se definen, o son definidos por otros, como separados u opuestos a la ortodoxia de determinadas religiones tradicionales.

[2] Religión: forma de vida o creencia basada en una relación esencial de una persona con el universo, o con uno o varios dioses

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
el suicidio es un acto de valentia de un cobarde

Entradas populares de este blog

Quisiera ser alcohol

De cuanto te Amo

lklñ