Las cosa pasan por algo

only the best in line. Wellcome to my space
LA VERDAD ES QUE HOY…

La verdad es que hoy no debería estar escribiendo y mucho menos estar tomando café tan placidamente frente a la computadora, pues tengo muchas cosas que hacer, pero como bien me lo dijo un amigo muy cercano “hay que darnos tiempo para hacer lo que nos gusta” y a mi en este momento se me place escribir.

Para lo que no saben mucho de mi déjenme les digo que siempre me ha gustado escribir, esos si debo confesar que mi euforia por que todos supiera y vieran lo que siento y escribo me dio hace poco, cuando sentí la necesidad de desahogarme, las razones son muchas y las pueden encontrar: una declaración

Sin embargo fuera de esas razones que encontraran ahí, tengo muchas otras que me gustaría compartir con ustedes.

Muchas veces uno se siente solo y no es que estemos de verdad solos, hay miles de personas a nuestro alrededor que están ahí para escucharnos y tal vez no tengan el mejor consejo que darnos, pero están ahí. A mí por lo contrario me sucede algo diferente, la plenitud de mi vida ha llegado al fin, yo no se si sea el karma o una onda de esas pero:
I feld good and nice, pues mi vida no va de maravilla pero no me puedo quejar. Tengo unos amigos increíbles, una familia algo loca y me he reencontrado con mi pasado que pensé perdido y claro no esta intacto, pero afín y acabo es solo el pasado.

Ahora me doy cuenta que esos intentos por incursionara en la radio a mis 14 años de edad, me llevaron ha seguir con mis sueños, ha conocer gente con la que ahora tengo amistad, me doy cuenta de que esa primera entrevista en la que me preguntaron ¿Qué haría si alfil de cuentas yo no era la persona que buscaban? Y yo solo mire a mi alrededor y dije: “por algo suceden las cosas”. Frase que me hizo darme cuenta de que no importaba cuanto tiempo me costase lograr mis sueños, las cosas llegarían y se darían en un mejor momento.

Tal vez solo tal vez, yo no estaba lista para ser la voz de una estación de radio, al fin y acabo ¿Qué sabia yo? Lo único que me movía a estar ahí con los pies más amarrados a la tierra, las manos sudorosas y una voz entrecortada, era esa pasión desbordarte y a veces desafiante, que sentía y siento por la radio. Esa pasión que me ha llevado a muchas cosas: escoger una nueva carrera, pues estudiaba Arquitectura, asunto que significo luchar contra el orgullo propio de “perder” si se le puede llamar así casi tres años de mi vida en una opción de la cual lo único que me gustaba eran sus materia de tronco común y el hecho de que me pagaran por hacer planos; que me llamaran traidoras mis mejores amigas pues después de estudiar en IPN ahora me vería en las bancas de la UNAM institución que por mucho tiempo renegué, pues el ambiente no era igual, la enseñanza distinta y muchas vece monótona, pero aprendí a vivir con ello, tome la opción de dejar me llevar por lo que el destino tenia planeado para mi y el propio camino que yo quería seguir, deje atrás mis temores de fracaso, mi soberbia hacia algo que yo misma sabia que no podía hacer, por mas que me esforzara.

Y tal vez cometí una equivocación al aferrarme a un orgullo necio, pero aprendí, conocí y sobre todas las cosas vi la realidad que tal vez nunca habría visto sino no me hubiera equivocado.

Ahora se que estoy en el camino en el que quiero estar, en el que me siento mas feliz que nunca, en un camino que tiene muchos baches, horas sin dormir, libros que leer, cosa que escribir y horas frente a la computadora, pero es un camino que he tomado y del que no me arrepiento.

No se si agradecerle a la UNAM o la propia vida lo que me ha dado, conocí maestro inigualables, que me enseñaron a prender, ha ver el mundo a mas allá de un plano en el restirador de mi cuarto, a tener la luz sobre mi cabeza para poder trazar una directriz. Aprendí a planear mi vida, hacerme todo una maqueta de mis sueños y trazar mis propias líneas de mi mano, a medir la distancia que hay entre mis sueños y la realidad. He conocido personas que ahora son grandes amigos y otros simplemente unos buenos conocidos. Pero todo esto no hubiera pasado si mi respuesta en ese momento no hubiera sido “Las cosas pasan por algo” pues tal vez yo solo hubiera seguido por el miemos camino y continuaría siendo lo que eras y no es que no me gustara, simplemente no lo disfrutaba como ahora.

La vida da muchas vueltas y uno tiene que decidir en que momento bajarse y girar en el sentido contrario de la vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quisiera ser alcohol

Cuanto estas aquí

lklñ