lunes, 26 de marzo de 2007

Fantasias

only the best in line. Wellcome to my space


LOS OJOS DE LA CIUDAD

Fantasías

Cuántos de nosotros de hemos hablado de nuestras fantasías, en aquellas platicas nocturnas o de intimidad con los amigos. Es claro que todos por lo menos alguna vez hemos tenido fantasías y mas aun sexuales, pero no nos atrevemos a contarlas por diversas razones del que dirán o por que simplemente son muy nuestras. Pero hay que tener claro que el fantasear con una persona, dos y hasta tres no tiene nada de malo y no nos hace más turbios o depravados.

Las fantasías son una especia de ensayo de la experiencia sexual. Junto con el deseo generan un incremento del placer sexual, ya que nos permite darle vuelo a la imaginación, jugar con nuestros pensamientos mas recónditos de nuestro ser.

Las fantasías sexuales son un juego mental que armamos con un rompecabezas, precisamente en nuestra mente que nos sirven para imaginarnos situaciones distintas, que agrandan el erotismo y ponen el limón y la sal a nuestra propia vida sexual.

Lo bueno de todo esto es que nuestra mente tiene rienda suelta para imaginar, crear hasta el infinito, podemos jugar mil veces con la mente, y lo mejor es que nadie te puede reprimir. Somos absolutamente libres de fantasear con lo que queramos, libres de tabúes y condicionamientos sociales. Se dice que las personas con pocos deseos eróticos, son las que menos fantasías sexuales tienen. Yo en lo personal creo que hay de fantasía a fantasías, algunas muy jaladas de los pelos y tras tantas no tan exageradas y podemos cumplir, aquellas que no podemos cumplir, las podemos dejar en nuestra mente para que nos sirvan para avivar el deseo sexual, prendernos, como vulgarmente se dice o para ponernos a mil a nuestras respectivas parejas, pero ¡claro que no todo es realizable! Lo serian quizá si viviéramos en una sociedad absolutamente liberada y sin tabúes, con parejas igualitarias y abiertas, libres de amar quienes quieran. Pero estamos muy alejados de esta realidad, mis amigas y amigo yo no hablo de un libertinaje como luego dicen las madres, hablo de una libertad de hacer lo que nosotros queramos, de llevar nuestras fantasías cabo sin que nadie nos frene, y claro siempre respetando a los terceros y al prójimo.

Entre hombre y mujeres el tipo de fantasías varía. Ellos son un poco más genitales, se excitan con ver, imaginan mas tener el control, suelen ser dominantes. La mujeres, por el contrario, somos mas corporales, imaginamos ser tocadas y el placer de producir placer.

Es común para ellos y para nosotras mis amigas tener deseos múltiples, heteros y homosexuales. Pues cunado más prohibida o imposible sea una fantasía, mayor es el grado de placer que nos genera. Podemos fantasear con extraños, lo lejano, lo cercano, o una simple fantasía común en la cama. Para algunas personas puede llegar a ser muy placentero y excitante contar sus fantasías y en principal a su pareja.

A nosotras las mujeres nos mueven fantasías diversas, desde ser tocadas en un marco de ternura, velas y mucho amor, hasta ver a otros hacer el amor. A los hombres por su naturaleza les excita demasiado ver a dos mujeres teniendo relaciones y para muchos es su fantasía sexual.

Es por ello mis queridas amigas ya que he llagando a este punto del texto les puedo decir que las fantasías son básicas en la vida de cualquier ser humano. Con nuestras parejas ayudan a encender la pasión y a mantener el encanto de la relación. Por ello mis estimadas lectoras platiquen con su pareja si la tienen, pues no el hecho de fantasear no tiene nada de malo o pervertido, no hace conocernos a nostras mismas, saber lo que queremos y lo que no.

Las fantasías son solo cuestión de atreverse a dejar volar la imaginación, de darnos un baño en el mundo de las sensaciones y de los placeres de la mente.

0 diciendo lo bello sin caer en lo CURSI: