Basura...Sirve o no sirve?




Los avances de la humanidad en los últimos años son impactantes: mientras que hace un milenio las personas se alejaban algunos cientos de kilómetros de su lugar de nacimiento, ahora casi no existen lugares inexplorados, por remotos que sean. Se han explorado extensos desiertos, alcanzado las cumbres más altas, descendido a las profundidades de los océanos y aun visitado la Luna. Y en todos esos lugares el hombre ha dejado su huella y también... basura.Encontramos basura en excavaciones arqueológicas, en las ciudades actuales, en los bosques y montañas y nuestro país no es la excepción, ya que diariamente contribuimos a la corriente mundial de basura con 82,000 toneladas, de las cuales 25,600 no son recolectadas. Es la basura que encontramos en calles, selvas, ríos y playas.De la basura recolectada, la mayoría se deposita en tiraderos tradicionales a cielo abierto convirtiéndose así en un foco de infección con fauna nociva asociada, además de generar contaminación en aire, suelo y agua.Aunque las autoridades ambientales regulan la disposición técnica para el tratamiento de los desechos municipales, pocos son los municipios que pueden sufragar los costos de un relleno sanitario que cumpla con todas las normas de seguridad. Éste es el punto donde la participación ciudadana se torna decisiva, ya que es precisamente la sociedad civil la que tiene la solución en sus manos. Este artículo busca brindar a los amables lectores de la revista Natura soluciones prácticas para resolver el grave problema de la basura.


PAPEL


El consumo de papel ha ido en aumento desde su invención, al grado que en algunos lugares desplaza al consumo de madera en la carrera de la deforestación mundial, que avanza a razón de 25 hectáreas por minuto. Sólo en México se pierde una hectárea de bosques por minuto, con todos los organismos ecológicamente asociados a los árboles. Resulta por lo tanto urgente que reduzcamos la extracción de madera para la producción de papel, de manera que los programas de reforestación puedan compensar el ritmo de explotación de los bosques.Afortunadamente existen diversas maneras de mejorar esta situación. Para ello resulta conveniente hablar de las tres R.


REDUCIR
Para reducir el consumo de papel, los procedimientos provienen del sentido común. Por ejemplo:· Un consumo consciente de productos de papel salva árboles y pesos.· En la oficina, una revisión escrupulosa de los documentos que se vayan a imprimir o fotocopiar ayuda a reducir "pruebas" innecesarias.


REUTILIZAR
· El papel utilizado por un lado puede emplearse para notas o para borradores, cuando éstos sean necesarios.· Es posible armar cuadernos con los restos útiles de cuadernos usados.


RECICLAR
El papel y el cartón son materiales reciclables, esto es, se emplean como sustituto de materia prima virgen para hacer nuevos productos de papel o cartón.El proceso de reciclaje se inicia con el acopio de papel en cada casa hasta donde el espacio - y la estética - lo permitan, de manera que sea más provechosa su venta en centros de acopio.


El almacenaje de papel debe realizarse separándolo por categorías:

papel bond blanco

papel "color" de revista y bond de color periódico

cartóncaple (cajas de cereal, de medicamentos, etc.)


Los paquetes deben ser atados de preferencia con yute o rafia y no con cintas adhesivas de ningún tipo.Es necesario asegurarse de no incluir papeles encerados, ahulados, carbón, autocopiantes o de fax.Los centros de acopio concentran los materiales en grandes bodegas donde se compactan y se envían a las empresas papeleras, que los convierten en nuevos artículos de papel. Esto reduce el costo de operación y con ello el costo del papel reciclado, facilitando así la disposición del mismo. Además disminuye considerablemente el volumen que ocupa el papel de desperdicio en la basura, con sus respectivos ahorros económicos.


VIDRIO
El reciclaje del vidrio reduce costos de operación, además de que la reducción en su explotación ahorra energía y emisión de contaminantes, así como la explotación de recursos vírgenes.Cada envase de vidrio que se recicla ahorra electricidad suficiente para mantener encendido un foco de 100 w por varias horas.El vidrio, al igual que el papel, puede reciclarse indefinidamente sin perder características, con lo que puede regirse por el criterio de las tres R, de las cuales la R de reciclaje es merecedora de comentario.


La separación de este material se hace de acuerdo con su color:

Verde

Ámbar

Claro


Se almacenan más fácilmente los envases de vidrio en costales o arpillas de plástico, uno para cada color.El material no deberá mezclarse con vidrio plano de ventanas, focos, jeringas, cristal cortado, espejos o cerámica.


PLÁSTICOS
Como el vidrio, los envases de plástico se almacenan mejor en costales, sin embargo, en este caso la variedad es mayor, circunstancia que obliga en ocasiones a emplear algunos costales en forma compartida.La variedad de plásticos que llegan a nuestras casas es impresionante, por lo que se ha establecido un código internacional para agruparlos por "familias".Buscando en la parte inferior de los envases de plástico puede encontrarse, aunque no siempre, una marca triangular formada por flechas que tiene un número adentro. Vemos qué significan estos números De los plásticos descritos, los de mayor demanda son el polietileno de alta densidad (PEAD) y baja densidad (PEBD) y el polipropileno (PP). Una forma de diferenciar las bolsas de polietileno de alta y de baja densidad es estrujándolas. El PEAD produce un ruido crepitante, a diferencia del PEBD que produce menos ruido y además, se arruga menos. Los envases marcados no presentan problemas para su identificación.


METALES
A diferencia de los plásticos, los metales que desechamos como basura son pocos, básicamente aluminio, hojalata de acero y en ocasiones, algo de estaño de envolturas o de tubos de dentífrico.
Nuevamente es necesario separarlos por características para su venta:Aluminio de latas.Aluminio de cocina.Acero de latas.Tubos de dentífrico.
De esta lista, el material estrella por su alto valor es el aluminio de latas. Éstas se compactan con un certero pisotón y se guardan en costales. Cada 67 latas suman un peso de 1 kg aproximadamente, aunque deben pesarse por costal.Las latas de hojalata de acero se compactan quitando la tapa del fondo y pisándolas.


OTROS
Una vez retirados los materiales antes mencionados como basura, el volumen de la auténtica basura se reduce drásticamente y con ello la mayoría de los problemas antes mencionados.Entre los "otros" encontramos muebles rotos, pañales desechables, zapatos, empaques, aparatos diversos, etc. Sin embargo, nuestra atención debe dirigirse a los desechos dañinos para el ambiente que no deberían mezclarse con la basura "enterrable". Entre ellos se encuentran las baterías con cadmio o litio, los envases de sustancias tóxicas, los desechos infecciosos, etc.Con esta corta serie de recomendaciones pretendemos motivar el interés por el cuidado ambiental desde la casa. Existe todo un acervo de información acerca del tema, así como organizaciones no gubernamentales donde obtener asistencia técnica si fuera necesario.


Reciclar ahorra recursos naturales, reduce la emisión de contaminantes y genera empleos.


Reflexiona


Cada kilogramo de basura que nos apresuramos a desechar y olvidar, nosotros lo pagamos a precio de material nuevo. Al deshacernos de nuestra basura nos deshacemos de nuestro dinero y no conformes con ello, todavía pagamos porque se lo lleven y hasta damos propina.
La producción mundial de basura - y de tiraderos - es como una invasión lenta pero constante. Lamentablemente todos nosotros empuñamos las armas de tal invasión. Las tres R - reducción, reutilización y reciclaje - nos ayudarán a convertir las espadas en azadones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quisiera ser alcohol

Cuanto estas aquí

lklñ